De pronto nada

Y sentirme
de pronto nada
como si todo
hubiera perdido
su sentido

y ni siquiera
estas palabras
llegaran a ser
pensadas
escritas
gastadas.

Un día festivo
en otoño
en esta isla
es pasar el tiempo
en un parque sin sombra
sembrado de cemento.

Y no,
no llueve.
Es un otoño nublado
y el calor de la isla
hace su agosto tardío.
La hierba crece
junto a un árbol, seco,
y crece sin hacerle caso
a los festivos
a los lectivos
a las oficinas
y sus habitantes.

Y ahora
que el tiempo es un tesoro
y yo lo he encontrado
camino sin retorno
de banco a banco
a fondo de inversiones
a caja de ahorro
con comisiones por todo
pero todo
está
cerrado.
La bolsa de esta moneda
pesa más
que la vida misma.

Y en medio de esta autocomplacencia
y victimismo militante
y nostalgia forzada
y tristeza sin razón:
la pobreza
de empeñarse
en sentir algo.

Y nada.

De pronto nada
como si todo
hubiera perdido
su sentido.
Como si alguna vez
en algún lugar
lo hubiera habido.

.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s