Un felpudo de letras

Digamos que ya

no sé nada

que acaso

nunca

he sabido.

Que me falta el aliento

justo cuando lo necesito

y que me impongo el silencio

cuando el terror

la ira

el enfado

todos ellos

se confabulan

para exigirme un grito.

Me falta el habla

y por eso escribo

y me masturbo en versos

livianos

como suspiros

pero

incluso el esperma

que debería

preñar tu mente

arañar tu alma

a mí me falta

yo no lo tengo.

Lo que ocurre

es

que yo creía.

Yo

creía

en algo

Y cuando yo creía en algo

pasaba los días

derramando mi voluntad

en puestas de sol

que parecía ideas

y derramando mi tiempo

en ideas

que parecían

una puesta

de sol

un camino

en el que no crujen las hojas

o un puñetazo sincero

un dolor en el costado

o puede que

un sinfín de metáforas

que no son otra cosa

que posturas

literarias

para acabar

hablando siempre

del mismo miedo.

Un felpudo de letras

para esconderme debajo

para tapar

mis miedos.

.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s